Roswell

Necesitaba documentación para mi eternamente inacabada novela sin próxima conclusión a la vista.

Era una excusa tan buena como otra cualquiera para viajar al centro mismo del “Incidente”, en Roswell, Nuevo México.

Sí lo reconozco, soy un poco friki, pero era una alternativa divertida para un fin de semana diferente.

Lo decidimos y dos días después estábamos allí.

Todo era tal como esperábamos, había extraterrestres por todas partes. En las tiendas, en las cantinas, en los restaurantes, en los supermercados…

Nos hicimos un millón de fotos con cada uno de los ficticios visitantes y decidimos, ante la sugestión que el lugar emanaba, pasar un rato en mitad del desierto durante la madrugada.

Quizá con suerte bajara algún marciano a saludarnos…

En cuanto anocheció cogimos unos edredones y nos encaminamos a unos cuantos kilómetros del pueblo para evitar las luces y divisar así mejor el firmamento. Paramos en el McDonald’s del pueblo, con forma de OVNI por supuesto, e hicimos acopio de un par de hamburguesas para acompañar las cervezas ALIEN que teníamos enfriando en la nevera portátil.

Esoltados por una banda de moteros en Harley que estaba haciendo la ruta 66 entre cueros, parches, tatuajes y banderas americanas, abandonamos el pueblo y nos adentramos en un camino de tierra en dirección al desierto de Nuevo México.

Ya solos y cuando las luces de Roswell no nos molestaban para llevar a cabo nuestra misión de dar la bienvenida a todos los extraterrestres que por allí se acercaran, paramos la pick up.

Nos bajamos del coche con la excitación propia del momento, colocamos los edredones sobre la parte trasera y subimos la cena y las cervezas entre risas y nervios.

Fue cuando estábamos abriendo las hamburguesas cuando caímos en la cuenta de su presencia. Los dos nos callamos de repente. Había algo o alguien allí con nosotros. No era humano y no podíamos verlo, pero sí sentirlo.

No había luna y sin embargo se veía perfectamente todo el desierto. No sabía que el cielo pudiera contener tal cantidad de estrellas.

Esa noche había aforo completo de astros. Era un espectáculo único. Ninguna nube estorbaba, sólo existían infinitos puntos blancos sobre un negro profundo y eterno.

Sonreímos sobrecogidos por tan inusual espectáculo y caímos de nuevo en la cuenta de aquella presencia sobrenatural.

Nos envolvía, nos acariciaba, nos apretaba las sienes, sentíamos un vacío en los oídos, casi se podía tocar…

Miramos a nuestro alrededor pero allí no había nadie. Ningún Alien más que el verde hombrecillo que decoraba la etiqueta de nuestras cervezas se había unido a nuestra fiesta.

Miramos y escuchamos alrededor.

Ni un animal, ni una brizna de aire, ni un sonido…

Por fin lo descubrimos. Por fin encontramos un nombre para aquella inquietante presencia sobrenatural:

El silencio.

Un absoluto y sobrecogedor silencio era lo que nos acompañaba.

Sólo un profundo, denso e inquietante silencio. Tan profundo que escuchabas tus propios latidos, tan denso que lo sentías en la piel, tan inquietante que se te olvidaba respirar.

Bajo aquel espectáculo de estrellas en silencio, pensamos que si alguna vez alguien divisó un UFO, no pudo ser en otro lugar más que en aquel desierto creado para experimentar sensaciones desconocidas y abrumadoras.

No pudo ser más que en Roswell, NM.

Anuncios

2 comentarios to “Roswell”

  1. Me parece fascinante!!!! y escuchar el silencio con un Alien en el cuerpo acompañando la hamburguesa todavía más. Qué gran privilegio, viajar al escenario de la ficción y fundirse con ella dentro.

    • Impresionante, de verdad. Un momento único y divertidísimo. Realmente todo un privilegio que no olvidaré. Si vieras todo el marketing que tienen montado alrededor… es absolutamente genial.
      Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: