¿Qué me pasa, doctor?

No acierto a entender porqué existe tanto alboroto y reticencia a la colocación de escáneres corporales en los aeropuertos. Yo sólo le veo ventajas, la verdad.

Como usuaria obligada de aeropuertos y voladora constante a y desde América, creo que sería un gran acierto la utilización de los controvertidos cacharritos.

Ello nos evitaría en gran medida las largas colas de entrada y la enorme humillación de hacer un aparatoso y rocambolesco striptease siempre complicado por las chaquetas-cinturones-equipajes de mano-portátiles-pulseras-reloj-las gafas de sol que se me caen de la cabeza mientras intento desabrocharme las siempre inapropiadas para viajar en avión pero escandalosamente bonitas botas altas . Sin olvidarnos del enorme y odiado bolso. Vosotras ya me entendéis.

A mí no me molesta en absoluto mostrar el interior de mi anatomía al mundo si ello repercute en mi seguridad. Me gusta sentarme en el avión con la certeza de que el único riesgo que corro es el de estrellarme cómodamente sentada en mi butaca como antaño y que en ningún caso habrá fanático perturbado alguno que me haga saltar por los aires al grito de Alá es grande o cualquier otra majadería (de los asesinos del norte no hay que preocuparse, son demasiado cobardes para morir matando, les va más lo del tiro en la nuca).

No comprendo en absoluto que a alguien le pueda molestar esta medida, pero se me ocurre la forma de que todos estén de acuerdo con la implantación de los aparatitos: el doble rendimiento o campaña del qué me pasa doctor.

Me explico.

Ya que tenemos que somenternos a ese control, propongo que los escáneres sean de uso médico y que junto al personal de La Guardia Civil que vela por nuestra seguridad en estos lugares, se siente un facultativo de la Seguridad Social.

Así, cada vez que pasemos por el arco, además de demostrar que no hemos desayunado un kilo de goma dos, podremos saber si tenemos alguna dolencia que desconocíamos y recibir inmediatamente el tratamiento adecuado. Sería una buena forma de acabar con las largas esperas de la Sanidad Pública.

Sólo le veo un inconveniente al invento. Desconozco si dicho aparatito será capaz de leer el pensamiento por ondas cerebrales, pero por si acaso os aconsejo que cuando paséis por él evitéis en todo lo posible ir cantando mentalmente “Litros de Alcohol”, no vaya a ser que el artista antes conocido como Ramoncín os demande por no haber pasado por caja.

De todas formas si él no lo hace ya se encargaría la SGAE. No olvidéis que al poder oir más personas la educativa melodía, estaríais haciendo una exhibición pública de la obra.

Así que ya lo sabéis, antes de pasar por el aparatito, mente en blanco o, como mucho el himno nacional que no sólo es gratis si no que además os hará ganar puntos con los picoletos ante un posible cacheo aleatorio.

Anuncios

8 comentarios to “¿Qué me pasa, doctor?”

  1. que buena idea! a ver si asi consigo hacerme un chequeo
    iremos ensayando chunda, chunda, tachunda chunda chunda…
    😀
    bss

  2. Ay, querida, cuantas toneladas de afinidad encuentro por esta casa: reflexiones que tam ién pasaron por mi cabeza, ironía en estado de pureza sublime y humor, del que me gusta, que también practico en mis horas de insomnio con mi nuevo vicio de la escritura.

    ¡Qué bueno que me encontraras, porque así te has descubierto tú. Voy a seguir paseando por tu morada y, si no te importa, me quedo, te disfruto y a partir de ahora te sigo.

    Suscribo totalmente el asunto de los aeropuertos!!, jajaja

    Jo

  3. Encantada de tenerte por aquí, Jo yo también te sigo y disfruto de tus divertidas aventuras literarias, lo único que siento es no tener café para invitarte a uno. ¿Es que a nadie se le ocurre cómo preparar una cafetera por internet? Todo se andará…jeje

    Besos

  4. Me encanta tu buen humor e ingenio, además de la foto de la carretera. Eres estupenda. Un beso

    • Querida madrina, tú si eres estupenda!!!! A mí me encanta que me sigas leyendo y me encantaría más que te animaras a venir a verme.
      Besos!

      • No sabes con que ganas me quedo de ir pero se le ocurre al mismo tiempo a “mis 2 ovejas” abandonar el redil con lo cual es un momento muy critico.-No puedo dejar solo al “amo” Dios sabe que haria sin nosoyros je je je

      • jajaja, no pobre no le dejes solito. Bueno, quizá haya más oportunidades!
        Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: