¡Al ladrón, al ladrón!

al ladrón!Definitivamente estoy segura de que no fue Cary Grant quien me privó de disfrutar por más tiempo de mi hasta ahora menospreciada posesión. ¡Qué más hubiera querido yo!

Estoy segura de haber contado 24 la última vez que las vi. En Madrid. En el aeropuerto. No sé exactamente dónde las había metido pero sé que estaban en algún lugar entre todos mis bultos,  maletas, equipajes de mano, ordenadores portátiles, un marido y un perro.

Subí al avión, volé y bajé de él. Subí a otro, volé y volví a bajar. Cargada y agotada no las eché en falta hasta varios días después. Una mañana me levanté y me acordé que de España me había traído las 24.

Caí en la cuenta de que hasta ese día, el pasado lunes para ser más exactos, sólo había reparado en la presencia de 15 ó 16 de ellas, así que me puse a buscar. Sabía que, aunque nunca había exprimido su uso, estaban ahí para una emergencia.

Abrí todas las maletas, vacié hasta el último bolso, desmonté cada chaqueta, desbaratándolas y poniendo sus bolsillos del revés … ¡Nada!.

Empecé a desesperarme. ¿Dónde podían estar?

Junté todas las que había recuperado, las puse sobre la mesa y comencé a contar: una, dos, tres, cuatro, cinco… Efectivamente faltaban algunas. Las más importantes.

Desesperadamente grité: ¡al ladrón, al ladrón!

¡Qué gran impotencia!, el ladrón se encuentra a miles de kilómetros de aquí, disfrutando de ellas.

He mandado un email a objetos perdidos de Barajas. Hace unos meses recuperaron mi hurtada cartera.

Me han dicho que no les consta nada con esa descripción.

Ya no sé dónde buscar.

Esto es un llamamiento por si alguien sabe dónde guardan este tipo de cosas cuando las encuentran.

Salí de Madrid con 24 horas en mi día, hoy a lo sumo he recuperado 16 y precisamente me han desposeído de las más queridas, las que disfrutaba y destinaba entre otras cosas a escribir en este blog.

Seguiré buscando…

Anuncios

4 comentarios to “¡Al ladrón, al ladrón!”

  1. Alucinada me tienes con tanta busqueda, pero veo que no has perdido el tiempo, lo que si me hago es una pregunta ¿donde estaba coco que no te ayudó?. Besos

  2. y eso que no tienes niños a los que bañar, hacer cenas y acostar… si no verias que tu dia no llega ni a 3 horitas para ti!
    Bsts 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: