La edad de la inocencia

blog1Adoro esa película de Martin Scorsese, basada en la novela de Edith Wharton del mismo título…

Pero no es de esa inocencia de lo que trata esta entrada, es de la Inocencia, vecina de un pequeño pueblo de Castilla y es que la mujer está en muy mala edad. Os la quiero presentar formalmente porque es muy probable que irrumpa en este blog más de una vez.

Pues hechas las presentaciones, con ella os dejo…

Pues sí mire usté, que ya sabemos todos que por la boca muere el pez, ¡a mí me lo va a decir usté! que soy de las que piensa que en boca cerrada no entran moscas y que si las barbas de tu vecino ves pelar pon las tuyas a remojar.

Pue por eso no me oirá usté decir ni palabra de nadie de este pueblo, que luego todo se sabe y no quiero acabar como la Rosario, que todo el pueblo la dejó de hablar porque se lió con el hijo del Venancio, ya ve usté casados los dos y con churumbeles y claro, la corrieron a gorrazos en el pueblo y tuvo que salir como alma que lleva el diablo, claro que al marido, que qué buen mozo era todo sea dicho de paso que al césar lo que es del césar…, le vino como pedrá en ojo de boticario porque cogió el petate mire usté y se fue pa Madrid, al principio estaba más perdido que un cura en un burdel que vaya usté a saber si el señor cura se ha perdido en alguno que digo yo que no, que don Santiago es muy buen hombre y más paciente que el santo Job, que esta parroquia aquí donde la ve no es moco de pavo y la lleva muy bien todo sea dicho.

Pues ya le decía que a mí no me gusta hablar de los demás porque ya sabe lo que se dice en estos casos, que ve uno la paja en ojo ajeno y le voy a dejar ya a usté que se me agarran las lentejas y luego viene el marido y se enfada por verme aquí fuera dándole a la sinhueso.

Ale majo, que le vaya a usté muy bien y si tiene otro ratito pues se pasa a verme y charlamos otro poquejo que se me hace muy agradable el trato con usté que es tan educado y de tan buena familia. Ya se nota ya que ha estudiado usté en la capital que tiene unas maneras de señorito que da gusto tratar con usté que por este pueblo pasa cada cafre que no se los pierda usté de vista, no saben hacer la “o” con un canuto y sin embargo la miran a una por encima del hombro como si descendieran de la pata del Cid ya ve usté y aquí hemos nacido todos en el mismo pesebre.

Bueno majo pues hasta otro ratito que se me agarran las lentejas.

Anuncios

4 comentarios to “La edad de la inocencia”

  1. Me he quedado con las ganas de saber lo que ha pasado con las lentejas

  2. Shiitake Road Says:

    jajaja pues que estarían buenísimas porque suele hacerlas a la riojana, aunque nada supera tus patatas a la ídem
    Besos!!!

  3. Cuando quieras nos comemos una cazuelita…Elige el lugar que yo llevo los ingredientes.

  4. Shiitake Road Says:

    ñam, ñam…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: