Diecisiete suspiros y medio

Un, dos, tres…mentalmente cuento mi propia respiración, no sé si llegaré a veinte o treinta, ya no me quedan fuerzas ni para pensar.

Cuatro, cinco, seis…noto su cuerpo abrazado al mío y sus lágrimas por mi mejilla. Intento abrir los ojos y apenas consigo entornarlos un poco. Escucho lejana su voz diciendo: “adiós mi amor, te quiero, te echaré de menos”.

Siete, ocho nueve…ha sido una larga lucha y tengo que marcharme. Yo estoy tranquilo, sereno, esperando paciente. Sólo me embarga un hondo pesar, saber lo sola que queda ella. Me gustaría consolarla, decirle que no llore, y darle las gracias por estar conmigo en la lucha, por no abandonarme en cada batalla perdida contra este cáncer. Y besarla, sobre todo quiero besarla.

Diez, once, doce…daría mi vida por un pequeño empujón de fuerza que me acercara y poder así sortear los escasos tres centímetros que separan ahora mis labios de los suyos. ¿Mi vida? Qué iluso, nadie aceptaría apenas unos minutos de existencia a cambio de la más absoluta felicidad, a cambio de que mi último suspiro muriera sobre sus labios. Oferta rechazada.

Trece, catorce, quince…un oportuno espasmo recorre mi brazo, sobre el que ella está apoyada. Entonces levanta la cabeza y me sonríe, no la veo, pero sé que me sonríe. Noto sus labios sobre los míos y, como como aquel verano hace cuarenta años, le robo un beso. Entonces fue el primero. Hoy es el último.

Dieciséis, diecisiete, diecio________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: