Archivo para agosto, 2009

La edad de la inocencia

Posted in General on 29 agosto, 2009 by Monica Marful

blog1Adoro esa película de Martin Scorsese, basada en la novela de Edith Wharton del mismo título…

Pero no es de esa inocencia de lo que trata esta entrada, es de la Inocencia, vecina de un pequeño pueblo de Castilla y es que la mujer está en muy mala edad. Os la quiero presentar formalmente porque es muy probable que irrumpa en este blog más de una vez.

Pues hechas las presentaciones, con ella os dejo…

Pues sí mire usté, que ya sabemos todos que por la boca muere el pez, ¡a mí me lo va a decir usté! que soy de las que piensa que en boca cerrada no entran moscas y que si las barbas de tu vecino ves pelar pon las tuyas a remojar.

Pue por eso no me oirá usté decir ni palabra de nadie de este pueblo, que luego todo se sabe y no quiero acabar como la Rosario, que todo el pueblo la dejó de hablar porque se lió con el hijo del Venancio, ya ve usté casados los dos y con churumbeles y claro, la corrieron a gorrazos en el pueblo y tuvo que salir como alma que lleva el diablo, claro que al marido, que qué buen mozo era todo sea dicho de paso que al césar lo que es del césar…, le vino como pedrá en ojo de boticario porque cogió el petate mire usté y se fue pa Madrid, al principio estaba más perdido que un cura en un burdel que vaya usté a saber si el señor cura se ha perdido en alguno que digo yo que no, que don Santiago es muy buen hombre y más paciente que el santo Job, que esta parroquia aquí donde la ve no es moco de pavo y la lleva muy bien todo sea dicho.

Pues ya le decía que a mí no me gusta hablar de los demás porque ya sabe lo que se dice en estos casos, que ve uno la paja en ojo ajeno y le voy a dejar ya a usté que se me agarran las lentejas y luego viene el marido y se enfada por verme aquí fuera dándole a la sinhueso.

Ale majo, que le vaya a usté muy bien y si tiene otro ratito pues se pasa a verme y charlamos otro poquejo que se me hace muy agradable el trato con usté que es tan educado y de tan buena familia. Ya se nota ya que ha estudiado usté en la capital que tiene unas maneras de señorito que da gusto tratar con usté que por este pueblo pasa cada cafre que no se los pierda usté de vista, no saben hacer la “o” con un canuto y sin embargo la miran a una por encima del hombro como si descendieran de la pata del Cid ya ve usté y aquí hemos nacido todos en el mismo pesebre.

Bueno majo pues hasta otro ratito que se me agarran las lentejas.

Anuncios

Le Pont de l’Alma

Posted in General on 27 agosto, 2009 by Monica Marful

pontHe estado en muchos lugares y realmente no he visitado ninguno. Mi nombre tiene matices de conquistador, Marco, y de viajero, y sabe Dios que lo soy, de lo segundo por lo menos estoy seguro. Aquel viaje partí de Madrid hacia un lugar que, aunque cercano, nunca había visitado, París. Salimos temprano, con las primeras luces del alba. Soy de aquellos que, consciente del paso del tiempo, consideran que el viaje comienza al abrir la cremallera de la maleta, aún vacía, para comenzar a llenarla de objetos afortunados que marcharán contigo rumbo a un destino que aún desconocen. Disfruto de cada momento antes, durante y después de los viajes que realizo. Cada paso dado, cada kilómetro recorrido, cada lugar dejado atrás en un autocar que no para en estaciones no programadas, que no se detiene en ningún pueblo fuera de ruta, impasible a los gritos de esa vieja iglesia que, triste, nos pide que paremos para visitarla, muy consciente de que sin turistas, su vida está avocada a la ruina, a la falta de conservación. La veo pasar entristecido desde la ventanilla de este autocar tan decidido a cumplir sus horarios que no volverá la vista atrás. No soy persona dada a la conversación con extraños y durante los viajes está prohibido que los demás se dirijan a mi. No, no soy un preso en traslado penitenciario. Soy el conductor. Conduzco a las personas hacia sus objetivos, unas veces son viajes de placer y otras de necesidad. No hay mucha gente que se dirija a mí durante los trayectos, ni siquiera en las paradas, pero me gusta inventar las historias de cada pasajero, de cada vida que llevo en los asientos de mi flamante montura.

Aquel viaje fue tan especial…Me hizo amar París para siempre.

Fragmento del relato finalista en el Certamen “ALSA. Cuentos sobre ruedas” ed. 2008. ¡Por fin han editado el libro!

Diecisiete suspiros y medio

Posted in General on 27 agosto, 2009 by Monica Marful

Un, dos, tres…mentalmente cuento mi propia respiración, no sé si llegaré a veinte o treinta, ya no me quedan fuerzas ni para pensar.

Cuatro, cinco, seis…noto su cuerpo abrazado al mío y sus lágrimas por mi mejilla. Intento abrir los ojos y apenas consigo entornarlos un poco. Escucho lejana su voz diciendo: “adiós mi amor, te quiero, te echaré de menos”.

Siete, ocho nueve…ha sido una larga lucha y tengo que marcharme. Yo estoy tranquilo, sereno, esperando paciente. Sólo me embarga un hondo pesar, saber lo sola que queda ella. Me gustaría consolarla, decirle que no llore, y darle las gracias por estar conmigo en la lucha, por no abandonarme en cada batalla perdida contra este cáncer. Y besarla, sobre todo quiero besarla.

Diez, once, doce…daría mi vida por un pequeño empujón de fuerza que me acercara y poder así sortear los escasos tres centímetros que separan ahora mis labios de los suyos. ¿Mi vida? Qué iluso, nadie aceptaría apenas unos minutos de existencia a cambio de la más absoluta felicidad, a cambio de que mi último suspiro muriera sobre sus labios. Oferta rechazada.

Trece, catorce, quince…un oportuno espasmo recorre mi brazo, sobre el que ella está apoyada. Entonces levanta la cabeza y me sonríe, no la veo, pero sé que me sonríe. Noto sus labios sobre los míos y, como como aquel verano hace cuarenta años, le robo un beso. Entonces fue el primero. Hoy es el último.

Dieciséis, diecisiete, diecio________________________

DONDE DA LA VUELTA EL AIRE

Posted in General on 27 agosto, 2009 by Monica Marful

“And the Oscar goes to…”

Diego se había pasado la vida escribiendo historias que nunca le eran devueltas. Había mandado guiones a todas las productoras del país y jamás le escribían para contestar qué pensaban de ellos. “Por lo menos podían decirme que son una mierda”, se lamentaba. “De esa forma dejaría de hacerme ilusiones”

Hacía dos años que había enviado su guión a una productora importante. Era su obra definitiva: “Donde da la vuelta el aire”. Una historia de acción y vidas cruzadas con una trama trepidante que él consideraba perfecta. “Si esta tampoco, lo dejo”. No recibió respuesta.

Unos meses después de tirar la toalla, llegó una gran noticia que le dio enormes esperanzas, Federico Sánchez estaba en todos los periódicos y telediarios, era un chaval de su barrio, simpático y espabilado, escribía en sus ratos libres y, como él, había mandado un par de guiones a varias productoras. Era muy gratificante leer sobre él: el español Federico Sánchez, opta a los Oscars con su ópera prima “Más allá de las estrellas”, un “thriller redondo”, decían en El País. “El guión de la década”, argumentaba El Mundo. Protagonizada por Robert Downie Jr. y Charlize Theron.

Diego se había pasado los últimos seis meses sin escribir, sobreviviendo con trabajos temporales mal pagados. Aquella noticia le levantó la moral, aunque no podía evitar sentir cierta envidia. Fue al cine el día del estreno, estaba ansioso por ver el trabajo de Fede, aunque no era su mejor amigo, estaba orgulloso de conocerle. Cuando terminó la proyección se quedó inmóvil en la butaca. No había registrado su obra antes de enviarla y Federico lo sabía, él mismo se lo había dicho el día que se la entregó en la oficina de Correos, donde Fede trabajaba …

El mando de la tele cayó de su mano al suelo, junto a él en el sofá, diez cajas de diazepam y otras diez de lorazepam. “-pam, -pam”, sonrió irónicamente, “suena como un disparo en una peli del oeste”. Se las tomó con una botella de Vodka helado mientras una elegantísima Nicole Kidman sonaba desde la tele: “And the Oscar goes to…¡Federico Sánchez!”.